Entrenamiento

Entrenamiento en ayuna

entrenamiento en ayuna

El entrenamiento en ayuna se ha convertido en tendencia y, por si te interesa el tema, te traemos buenísima info para despejar tus dudas.

Si bien, este tipo de entrenamiento comienza a ser tendencia, también es un tema controversial o que genera opiniones enfrentadas entre profesionales de distintas áreas.

Algunas personas defienden este modo de entrenamiento afirmando que es una manera muy efectiva para quemar grasa.

Esa afirmación choca con otras opiniones que señalan que si esta dinámica se realiza por largos períodos de tiempo, estaremos afectando nuestra salud.

Considerando ambas opiniones, más un poquito de evidencia científica, podemos dar con la manera precisa y los detalles a considerar para hacerlo saludablemente.

Entonces, ¿qué debo saber para entrenar en ayuna?

Primero, para realizar entrenamiento en ayuna, deben haber pasado algunas horas desde tu última ingesta, unas 10 a 14 horas para ser exactos.

Esto debido a que nuestro cuerpo se encuentra asimilando nutrientes y trabaja en la última comida entre 4 a 6 horas luego de su consumo.

Entonces, para generar el ayuno que buscamos, contando tus horas de sueño, debes llegar a un rango de 10 a 14 horas sin comer.

Se recomiendan mucho los ejercicios de cardio (para quema de grasa) y de fuerza. Sin embargo, esto dependerá de cada persona, de su estado físico actual y de la meta física que esté persiguiendo.

De todas formas, si buscas reducir grasa abdominal, te dejamos este post de ejercicios más efectivos para ese objetivo.

Recomendaciones para entrenar en ayuna

Una de las recomendaciones recurrentes es partir de a poco. Es decir, comenzar con entrenamientos de baja intensidad para lograr un mayor rendimiento y entrenar por más tiempo.

La intensidad de los entrenamientos debe ir aumentando gradualmente para que tu cuerpo se vaya adaptando a estas actividades físicas sin haber comido y que tu metabolismo pueda manejar correctamente los requerimientos energéticos.

Conclusión y beneficios.

Entonces como conclusión, para entrenar en ayunas debes prestar atención en tus tiempos de ingesta y procurar comenzar tu rutina de ejercicios luego de unas 10 a 14 horas sin comer.

Al inicio, tu rutina debe ser de baja intensidad para evitar problemas de salud y adaptar tu cuerpo a estas dinámicas de entrenamiento poco a poco.

Como beneficios, obtendrás:

  • Metabolismo: El metabolismo básicamente administra las necesidades energéticas de tu cuerpo utilizando energía disponible como calorías o reservas de grasa. Entrenar en ayuna estimulará tu metabolismo a usar esas reservas de grasa como fuente de energía, logrando su oxidación a través del ejercicio.
  • Menos grasa adquirida al buscar aumento de masa muscular: Esto según un estudio que comparó el progreso de personas entrenando en ayunas versus personas que entrenaban con una alimentación regular en tiempo.
    Se observó que quienes entrenaron en ayunas para ganar masa muscular, no aumentaron tanto sus niveles de grasa como las personas que mantuvieron sus hábitos alimenticios, encontrándose ambos grupos en un superávit del 30%.
Back to list

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.