Nutrición

¿Qué es el colágeno?

qué es el colágeno

¿Sabes qué es el colágeno? ¿sus funciones? Pues es el principal componente de los tejidos conectivos que conforman tendones, ligamentos, piel músculos, entre otras partes del cuerpo humano. Es la proteína más abundante en tu cuerpo, con aproximadamente el 7% de la masa corporal total del ser humano.

Es la encargada de mantener un equilibrio en los componentes del cuerpo humano, otorga elasticidad al más extenso órgano del cuerpo llamado piel.

Algunas funciones del colágeno.

El colágeno permite mantener unido el cuerpo humano. Su función consiste en la formación de las fibras a partir de las que se crean las estructuras del organismo. Es el responsable del grado de firmeza y elasticidad de estas estructuras y tiene un papel esencial en su hidratación.

La fibra de colágeno tiene la capacidad de mezclarse con muchos tipos de sustancias y minerales. En el caso de los huesos, la combinación del colágeno con cristales de calcio permite la formación de una estructura dura y rígida.

En la piel, se mezcla con la elastina y la estructura resultante tiene forma de red. En el caso de los cartílagos, se combina también con elastina y forma un gel que absorbe los impactos producidos por los movimientos de las articulaciones.

Esto ocurre con todas las estructuras y tejidos del cuerpo.
A medida que pasan los años y el cuerpo envejece, la producción de colágeno se va reduciendo gradualmente. Se calcula que a los 40 años el organismo produce la mitad de colágeno que en la adolescencia.

Esta reducción en los niveles de producción provoca, entre otras cosas, la pérdida de elasticidad y flexibilidad de la piel, dolores en las articulaciones y músculos, osteoporosis, deterioro en la vista, deficiencias circulatorias, entre otras. Es decir, el deterioro propio de la vejez.

Existen más de 19 tipos de colágeno, que dependen del tejido en el que actúe y de las sustancias con las que se combine, entre otros factores, por lo que no es considerado como una proteína única, sino más bien como una familia de moléculas estrechamente relacionadas pero diferentes entre sí.

Los principales tipos son:

Tipo I: Se encuentra en gran parte en huesos, córnea, dermis y tendones y se presenta en forma de fibra con estrías, las que se agrupan y forman cadenas para entregar a los tejidos la elasticidad y resistencia.

Tipo II: Se encuentra presente en los cartílagos, en las estructuras de los embriones y en el interior del ojo (humor vítreo), otorgándole resistencia a estos órganos ante presiones intermitentes.

Tipo III: se encuentra en los músculos, venas y piel. Le otorga la elasticidad y la capacidad de expansión y contracción.

Tipo IV: se encuentra primordialmente en la piel y le entrega la unidad y capacidad de uniformidad

Tipo V: Presente principalmente en los órganos y en los tejidos situados en el interior del cuerpo. Su función se asocia con la del tipo I, es decir, otorga resistencia a los tejidos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *